Pasta-pizza de Salmón ahumado sin gluten


En casa comemos poca pasta. Yo pasé, desde el principio, de tener en la despensa pasta con gluten y sin gluten y cocinar separadamente, con utensilios diferentes, y con ojo avizor para que no hubiera errores. La solución para contrarrestar el sobrecoste de la pasta sin gluten (ó el sobretrabajo si la hago yo) es comerla menos veces de lo habitual.

Además... la niña ya es diferente comiendo todos los días en el colegio y no estaba dispuesta a que en casa también lo fuera. Mas mentalizada que ella a vigilar que no se cuele el gluten yo creo que no se puede estar y, creo que, anular la alerta y tensión en casa beneficia mucho en otro tipo de salud... la psicológica.

Bueno pues a pesar de que está presente menos veces en nuestra mesa nos gusta hacerla de diferentes maneras y ésta es una de ellas:



Se cuece la pasta al dente y se pasa por agua fría. Bien escurrida la pasamos a un bol donde aliñaremos, removiendo bien, con dos yemas, sal y las especias que gusten. Yo utilicé una pizca de perejil pero hubiera enriquecido mas con curry, orégano.. pimienta.. ¡lo que os guste!. No lo hice por miedo a que los niños rechazaran esos sabores.

Una vez bien aliñada la pasta se pone en una fuente de pirex bajita y se reparte bien por toda la superficie. Por encima nos gusta mucho utilizar el salmón ahumado, que recuerdo que no tiene problemas con el gluten y lo que hay que mirar es que es sólo salmón ahumado y no se le ha tratado con adicionales extraños.

Se bate un yogur (ó dos dependiendo del tamaño) con queso rallado (escogido sin gluten ó casero), se echa sobre la pasta y el salmón y se introduce el pirex en el horno precalentado a 180º unos 15 minutos.





Lo que mas me gusta de esta receta es que se puede hacer con cualquier tipo de pasta, mas gruesa la base ó mas fina, y es muy útil para reutilizar pasta sobrante del día anterior.




¡Se me olvidaba comentaros la marca que he utilizado! Es indispensable hablar de ellas en el mundo sin gluten porque todavía se venden muchas incomibles e incocinables en las que caemos todos en este mundillo y, además de llevarnos a mayor desánimo posterior al disagnóstico somos, literalmente timados.

Así que, en cuanto a espaguetis, ahí va mi opinión:

La mejor para el gusto de toda esta casa: San Mills. Lo que pasa es que se encuentra en pocos puntos de venta.

La utilizada en esta receta: Gallo. Es nuestra segunda opción sin gluten a falta de la San Mills.

Aprobando pero sin nota: Schar. De gusto está bien en cambio suelta demasiado almidón al cocerla.

Las demás... descartadas.

Pero repito que es mi opinión.. ¿Cuál es la vuestra?

En cuanto a la receta, espero que os guste,

Lourdes