Tomate frito con albahaca

En septiembre, una de las conservas que hice fue de tomate frito con albahaca y es increíble lo bien que me vienen ahora para las pizzas. El toque que les da las hace totalmente únicas por la intensidad de sabor que tienen y, yo creo que, le va a cualquier relleno que se decida dar a la pizza.


El secreto de la ricura que tienen estos botes caseros de conservas es que utilicé los tomates y la albahaca ecológicos. Creédme que la diferencia de sabor y aroma es impresionante cuando se utilizan productos tan buenos. 



La elaboración es bien sencilla pues simplemente cuando se hace tomate frito para embotar le añadís un buen puñado de albahaca.





El mismo día que lo preparé no podía contenerme de probarlo porque el olor que teníamos en la casa era totalmente tentador así que unas buenas tostas de pan sin gluten con una capa de tomate frito con albahaca, una rodaja de tomate natural, un poco de queso rallado, una hoja de albahaca, sal en escamas y chorretín de AOVE fue el lujo que tuvimos ese día.




Espero que os guste,


Lourdes

3 comentarios

  1. Pues una forma muy sencilla de darle el toque especial a las conservas! y muy sencillo, que luego los niños me protestan enseguida, jeje

    ResponderEliminar
  2. Me encanta esta receta porque me recuerda mucho a mi yaya, siempre hacia este tipo de conservas y en casa nos gustaba mucho.
    Besitos

    ResponderEliminar

Tú también haces este blog comentando. Gracias!!!