Potaje de vigilia

Llega el primer viernes de cuaresma y no quería dejar de contar mi receta de potaje de vigilia o, mejor dicho, mi manera de hacer el potaje para que los niños y no tan niños no protesten porque les resulta desagradable encontrar las hojas de las espinacas o espinas del bacalao.

Seguro que os resulta muy familiar esta protesta y es una pena que un plato tan exquisito se deje de lado por eso. Cuando lo prueban sin esas pegas lo disfrutan y lo dicen... ¡Qué rico!




Claro que esta vez, he de confesar, que no los atraje a la cocina con el agradable aroma del potaje hirviendo sino que, según servía, los tenía a todos expectantes y muy pendientes de como presentar esta receta en este, ya de toda la familia, blog.




Montamos entre todos un buen lío... yo sirviendo, el papi enfocando, sujetando y fotografiando con el móvil, la niña subida en un alzador y disparando desde la cámara que pusimos en un soporte y enfocando al móvil...

¿Os gusta el resultado?


Ingredientes:

200 grs. de espinacas
200 grs de bacalao sin sal, sin espinas y desmigado
500 grs. de garbanzos cocidos
2 huevos cocidos
Medio puerro
1 diente de ajo
Un tomate rallado
Agua
Aove (aceite de oliva virgen extra)
Pimentón agridulce de La Vera
Sal

Preparación:

1. En una cazuela se echa aceite de oliva hasta cubrir el fondo y se pone al fuego.

2. Se trocea el puerro y se echa a rehogar. Cuando el puerro empiece a tomar color se añade el diente de ajo troceado y el tomate.

3. Cuando el tomate esté frito y algo reducido se añaden las espinacas troceadas y limpias. Se remueve y enseguida reducen.

4. Se añade un vaso de agua, se retira la cazuela del fuego y se pasa la batidora a su contenido hasta conseguir una crema.

5. Se vuelve a poner la cazuela al fuego. Se echan los garbanzos y el bacalao. Se añade mas agua hasta cubrir, se sala y se deja hervir.

6. Cuando lleve 10 minutos hirviendo podemos apagar el fuego. Añadimos el huevo duro troceado, Pimentón agridulce, se remueve y se deja reposar.





Espero que os guste,


Lourdes

8 comentarios

  1. Me dan a elegir entre un plato de tu potaje y la mejor carne del mundo, y te aseguro que me quedo con tu potaje, delicioso. Besos

    ResponderEliminar
  2. Qué rico. Y es bastante fácil. GRACIAS por tus ideas para no aburrirnos siempre con los mismos platos de siempre. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, me imagino la escena mientras hacíais las fotos y todos deseando hincarle el diente al potaje jajaja. Que dura es la vida del bloguero... Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Chulísimo el resultado, y así conseguiste que lo comiesen estupendo. Menudo montaje, la que liamos a veces para hacer las fotos, ¿verdad?

    ResponderEliminar
  5. Niña, me quedo con esa familia bonita, con ese truquito tuyo para que se lo coman todo y con ese lío en la cocina, que yo también monto, un día sí y otro también! Muaks!

    ResponderEliminar
  6. Cuando los hijos son pequeños hay que inventar de todo para que coman y no protesten, yo por eso hace tiempo que pasé y también me tocó hacer maravillas. Te ha quedado un potaje de lo más sano y sabroso!!!
    Un bst.

    ResponderEliminar
  7. Un potaje estupendo! y no hay nada como compartirlo con la familia!

    ResponderEliminar
  8. Un potaje que alimenta!! muchísimas vitaminas y todo el sabor rico rico!! bbbb

    ResponderEliminar

Tú también haces este blog comentando. Gracias!!!