¡Que la celiaquía no te pare!

¡El título es una reivindicación para nosotros mismos!... para los celíacos que tienen, y hemos tenido, miedo a salir.

La primera reacción en el mundo celíaco es retraerse de salir, asumir el problema solos, no arriesgar a comer fuera, ¡no pedir!

Se ha notado una evolución en los últimos años en la calidad de los productos especiales, en la cantidad de oferta, trabajos de divulgación cada vez mas visibles, también se nota mas nuestra presencia.... me refiero al celiaco de a pie, en la calle y en cualquier establecimiento.

Cada vez hay menos complejo en decir: "soy celíaco" y estamos consiguiendo normalizar la palabreja que, bonita no es pero, a fuerza de decirla pues está siendo conocida por todo el mundo. De hecho lo último que oí decir a un famoso Chef es... ¡habéis dejado de ser los raritos!

Así que, gracias a esa evolución, nosotros, nuestra familia, hemos pasado al siguiente escalón evolutivo y es la de movernos donde queramos que ya buscaremos donde comemos. Antes buscábamos primero donde se podría comer y eso condicionaba donde nos moveríamos.

Se aprende... tranquilos que se termina aprendiendo a moverse por el mundo glutenero.

Y.. ¿Sabéis qué? Si hay locales adaptados por la zona los disfrutamos y si no pues recurrimos a esa amabilidad que solemos encontrar y con nuestras indicaciones tenemos en la mesa un menú apto.

Hemos aprendido a pedir, saber pedir, saber captar si nos entienden lo que pedimos y... ¡dejar nuestra "miguina singlu" allá donde vamos! ¿Cómo?... Con un simple agradecimiento.

Vamos...  ¡el mundo también es nuestro!




Para tomar ideas recurro a internet buscando cuevas a visitar, rutas de senderismos, visitas guiadas, escapadas originales...

Luego a posteriori es cuando busco hotel y... palabrita que, a todos lo que he escrito pidiendo desayuno para celíaco... ¡todos han contestado afirmativamente!... ¿Veis?.. A veces es solo cuestión de pedir.



(fotos de platos sin gluten realizadas en dos restaurantes: El As de bastos y El Vagón de Beni)



Estamos contentos pues la verdad es que cada vez salimos mas y tenemos menos problemas. Perfecto no hay nada pero lo que sí puedo asegurar que el hecho de vivir una situación restrictiva para comer fuera nos ha hecho madurar y disfrutarlo muuuucho mas que antes.


Y tú... ¿No has roto todavía la cadena del miedo a salir por tu celiaquía?... Atrévete... ¡Sal! ¡Pide! ¡Cóme fuera! y..... ¡¡¡Disfruta!!!






Espero que os guste y.... ¡os haya animado un poquino! ¡Que la celiaquía no te pare!

Lourdes


1 comentario

  1. ¡Una entrada con mucha fuerza! Me encanta tu reivindicación, a veces basta con pedirlo, no hay que autocerrarse puertas

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar

Tú también haces este blog comentando. Gracias!!!