Minestrone a la Milanesa

¿Creíais que nos quedábamos ya de veranito? Pues no... siguen viniendo rachas de frío y siguen apeteciendo guisos de esos que calientan el cuerpo y se disfrutan con cada cucharada de lo ricos que están.

Me apetecía mucho preparar una Menestra de Pasta pues es un plato que, sinceramente, había quedado en el olvido desde que diagnosticaron la celiaquía a mi, ya no tan, peque. Vamos... que en mi casa llevamos sin comer una menestra de pasta la friolera de 15 años. ¡Se dice pronto!

Así que ahora nos parece todo un lujo poder degustar esta Minestrone a la Milanesa con #pastasgallo




La realidad es que para esta receta se elije Piston rallado y yo lo he cambiado por Tiburon que sí la podemos encontrar sin gluten gracias a Gallo
            Aquí tenéis las variedades 👉 Pastas Gallo Sin Gluten.


Parece una tontería y nos creemos que no hay diferencia alguna entre formatos de pasta, pero la diferencia, aparte de la presentación, está en el paladar y viene motivada por la superficie y grosor de la pasta.
El gusto cambia totalmente al comer dos pastas de formas distintas condimentadas con la misma salsa.
Por tanto, es muy importante elegir el formato de pasta más idóneo para cada salsa o condimentación.

Próximamente os pondré las combinaciones mas correctas, según recetarios italianos, y podréis comprobar que el cambio que he hecho de Piston por Tiburon es bastante acertado.


La base de una buena menestra es siempre la verdura de temporada y el resto de ingredientes suele determinarlo la tradición del lugar. En el mediterráneo nos gusta mucho añadir legumbre y concretamente en Italia no puede faltar sumarle una buena pasta.


Ingredientes:

200 grs. Tiburon sin gluten de Pastas Gallo
200 grs. de judías pintas
1 puerro
2 zanahoria
1/2 calabacín
1 rama de apio
1 tomate
1 bouquet de perejil, albahaca, tomillo y laurel
1 hueso de jamón
2 dientes de ajo
aove (aceite de oliva virgen extra)
Pimentón dulce de la Vera
Sal
Un trozo de queso parmesano



Preparación:

En una cazuela de barro o cacerola grande poner las judías pintas a cocer en agua fria junto con el hueso de jamón.

Retirar la espuma que se forme al principio de la ebullición

A los 10 minutos de la cocción, cuando veamos que ya no se forma espuma,  añadir el bouquet de hierbas aromáticas, la zanahoria troceada y el calabacín troceado. Cocer a fuego medio tapado.

Cuando veamos que están tiernas las judías añadimos el puerro muy troceado y ajo rehogado con su aceite y pimentón.

Retirar el bouquet y el hueso. Rectificar de sal.

La pasta se cuece aparte con abundante agua hirviendo ligeramente salada

Escurrirla muy al dente y verterla en la cacerola, mezclar y dejar hervir un par de minutos

Espolvorear con abundante queso rallado y servir muy caliente.






¿Sabías que el queso ha sido el primer condimento natural de la pasta desde los tiempos mas remotos?. 
Es un complemento muy importante, tanto por su aroma y sabor, como por su alto valor nutritivo. El mejor queso para la pasta es el parmesano, hecho con leche descremada de vaca. Tiene olor y sabor muy agradables.
Debería comprarse en un trozo y rallarlo en el momento del uso, lo más fino posible.

Espero que os guste,

Lourdes

No hay comentarios

¡Espero tu comentario!

Tú también haces este blog comentando. Gracias!!!