domingo, agosto 29, 2010

Un celíaco en un avión.


No es que volemos todos los días pero algo sí que lo hemos hecho y podemos contar cierta experiencia que puede ayudar si pensáis volar.





1º. En el Control

Para empezar creo interesante contar el paso por el control del aeropuerto. Nunca me he fiado de que una vez pasado el control hubiera máquinas expendedoras ó tiendas en las que un celíaco se pueda tomar algo.... y no voy nada, pero nada, desencaminada. Es por ello que siempre llevamos en la mochila un zumo ó batido y algo de comer, dependiendo de la duración que estimamos que vamos a estar.

Obviamente, agua siempre hay así que en ese sentido cumplimos las normas como los demás y con todo el dolor del mundo si llevamos agua no podrá pasar el control y hay que tirarla.

Pero ¿Con los zumos y los batidos?. Nuestra experiencia es la siguiente:

- En el Aeropuerto de Barajas nos han detectado en la mochila un actimel en una ocasión y un batido de chocolate en otra ocasión. Sólo ha hecho falta decir que la niña es celíaca y no han puesto ningún problema.

- En el Aeropuerto de Copenhague ha pasado sin pena ni gloria. No nos han dicho absolutamente nada de nada.

- En el Aeropuerto de Hamburgo, que son rígidos como ellos solos, mientras a nuestro hijo lo cacheaban porque pitaban las cremalleras de su vaquero a nosotros nos ponían una cara de malas pulgas por el batido de la niña... y nada de intentar entendernos en inglés... A eso llegó nuestro hijo con su alemán de primero de academia y le entendieron que la niña es celíaca pero preguntó por la edad de la niña y a la respuesta de 7 sin ningún miramiento el batido fue a la basura.

2º. En el avión

La verdad es que no es mayor problema llevando algo en la mochila. Si el viaje es de corta duración no dan nada a nadie y por tanto no hay cuestión al asunto pero....

Cuando el viaje es largo dan de comer y ocurren multitud de problemas:

- Si sales de casa siempre llevarás algo en la mochila y resuelto el problema pero si no se sale de casa sino de un barco donde no te han querido dar picnic (lo contaré en el siguiente capítulo)... la cosa se complica y mucho.

- Un adulto puede concluir que cualquier bocadillo propio está mas bueno que la comida del avión pero un niño puede hacer el viaje muy pesado a sus padres cuestionando por qué no hay para él.

Ya... ya sé que pidiéndolo los aviones deben llevar la dieta preparada pero esta es nuestra experiencia:

Si se compra el billete de vuelo regular y directamente a la compañía (evitando al máximo intermediarios) y comunicas que eres celíaco no hay problemas pero....

Si el vuelo va dentro de un paquete vacacional y es un avión alquilado por una naviera en el que vas a realizar un crucero.... en algún momento de la cadena se pierde la información. Que, os aseguro que, he peleado, he dicho, he repetido, he llamado... a la agencia, a la naviera, en el aeropuerto.. ¡¡qué no he conseguido que llegara un menú sin gluten al avión!! Desesperante. Nos ocurrió hace dos años y se ha vuelto a repetir este año.

Pero este año.... nos ha ocurrido algo a lo que aplaudir. En el avión de ida una de las azafatas me pidió que le apuntara el nombre de la niña, el día que volvíamos y el nombre de la agencia que nos había gestionado el viaje y me prometió que ella se encargaría de que tuviera menú a la vuelta.






¡Y así fué!. A pesar de que era un vuelo cancelado el día anterior por avería y nos recogía en otro aeropuerto al día siguiente.

Los de seguridad se me acercaron prohibiéndome hacer fotos en pista del aeropuerto pero es mi manera de dar las gracias... publicando la foto del avión de estas azafatas.





3º. Si cancelan el vuelo:

Como ya he mencionado antes y que ya contaré detenidamente en próximo capítulo, en el barco no nos dieron picnic para la niña y, mirad por donde que, el vuelo se canceló y estuvimos todo el día tirados en el aeropuerto, con las maletas facturadas, pasado el control, sin información.

¡Huy!.. Sí nos dieron información... nos dijeron que fuéramos a comer algo.... Agggg.. me atasco de sólo pensarlo... luego sigo...





Bueno... la imagen lo dice todo ¿no?... Mientras todo el mundo se metía entre pecho y espalda sus buenas pizzas nosotros, después de preguntar en todos los sitios, obtener miles de caras de negación, mucha pelea... conseguimos en un puesto de comida china, por el módico precio de 7 euros, un poco de arroz blanco para la niña que, como veis, come en el suelo.
Al chaval le dimos dinero para que se fuera a comer con sus amigos y nosotros... sus padres... ¿qué tragaderas nos podían quedar ante esta situación?... Pasamos el día sin comer.

Sí... nos realojaron otra vez en el barco... cenamos con un hambre que ni os cuento pero... Nuestro disgusto era enorme por el día que pasamos y en cuanto llegué a casa me dispuse a releer el artículo de mi amigo Joseman: Que hago si cancelan mi vuelo que curiosamente ya había leído antes de iniciar nuestro viaje sin imaginar que pudiera necesitarlo y que os aconsejo leer.

Ahora... en frío... se me ocurre que podía haber recurrido a asistencia personal del aeropuerto... los ví ayudando a un ciego... acompañando a unos niños... llevando en un cochecito a un minusválido... ¡los ví varias veces! Y no se me ocurrió que quizás son los que podían habernos ayudado... no lo sé...

Espero que esta experiencia sirva de algo a alguien.


Post relacionados:


Lourdes.

22 comentarios :

  1. Hola Pikerita,
    Lamento que hayáis tenido que pasar por todo eso.. estoy seguro, que poco a poco, en todos los aeropuertos y lugares públicos, pronto, se va a encontrar de todo... la sociedad está en crecimiento y siempre más sensible a los diferentes problemas de alimentación de muchas personas.
    Muy bonito el de la azafata y me parece correcto por tu parte señalarlo.
    Un abrazo,
    Pier

    ResponderEliminar
  2. Lourdes, todavía nos queda un largo camino para consegir que lo celíacos puedan moverse como todo el mundo pero en cualquier caso espero que lo hayáis pasado muy bien y que la experiencia, en general, haya sido buena.
    Un besote

    ResponderEliminar
  3. No sé si lo consigo.... pero intento, con mis relatos, hacer ver lo que hay... ni mas ni menos. Lo pasamos siempre bien porque nos quedamos con la parte positiva e infundimos eso a nuestra hija. Pero lo que no haremos nunca es coger miedo a salir, como les pasa a muchos, y dejar de reivindicar que es la manera de progresar.

    Pier.. a la azafata se lo agradecimos mucho.. Aunque no era la misma la de ida y la de vuelta... se pasaron el recado y a la de vuelta nos esperaban. Incluso preguntaron si estaba bueno lo que la habían puesto a la niña.

    Jantonio... es largo sí... pero cada vez queda menos. Y sí... la experiencia ha sido buena y bonita... seguiré con mas capítulos.

    ResponderEliminar
  4. Me imagino que el menú del avión de tu niña se debió ir con el del mío, porque tampoco apareció. Eso sí, nadie tiene la culpa, o eso dicen ellos a mi reclamación. A la vuelta, nos dejaron a todos sin comer por unos retrasos, eso por quejarme, jeje.
    Lo de que no te dieran picnic no me ha gustado nada. Mi marido todavía se acuerda de Salvatore, el maitre que nos atendió.
    Espero la continuación!!

    ResponderEliminar
  5. Ainss, cada salida una aventura eh? da rabia, con lo sencillo que es tener un menú sin gluten o poner mecanismos para estas cosas.... menos mal que la nena es valiente como ella sola! Un besote

    ResponderEliminar
  6. Guiro... Yo he intentado averiguar donde se pierde el hilo de la petición y nadie es culpable.. como tú dices.. pero... ¿cómo llegó al avión en el viaje de ida un menú vegetariano?.. Estoy segura que la persona que lo pidió no peleó lo que yo para conseguirlo sin gluten...¡y lo consiguió!. El tema del pic-nic... el miércoles.

    Quo... sí hija sí.. cada salida una aventura. Yo me asombro de verla con hambre y todavía me dice..¿eso puedo comerlo?. Pero lo dicho... nos quedamos con lo bueno y seguiremos saliendo.

    ResponderEliminar
  7. Pike, eres una luchadora!! sigue así das ejemplo a muchas personas...y sobretodo a tu hija...que es una valiente y una luchadora..si señor!!
    Pero entiendo que debe ser duro e indignante encontrarse con tantas complicaciones...

    Besos amiga!!

    Núria

    ResponderEliminar
  8. Qué poco me sorprende leer lo de la toleráncia cero en el aeropuerto de Hamburgo!! Cuadrados es poco, son como los burros, sólo ven lo que tienen delante, lo de los lados, situaciones especiales como la celiaquía de tu hija no la contemplan y no lo ven, se sale de lo normal y se lían, y ante la duda, no pasa nada de comida o bebida y en paz!!!! Lo que tu haces en tu blog, contando tus experiéncias estoy segura que ayuda un montonazo a la gente, y aunque me duela que vosotros lo paséis, sois un ejemplo de como afrontar y salir de los problemas. Miles de besos para los cuatro

    ResponderEliminar
  9. Tengo ganas de leer un post de un celiaco después de sus vacaciones diciendo qeu todo ha ido sobre ruedas y que no ha tenido problema alguno. ¿llegará ese día? Pero me voy a quedar con dos cosas de las que has dicho: que todos estos obstáculos no os impiden salir ni le cogéis miedo a los viajes y que a la niña le intentáis transmitir lo positivo.

    Espero los próximos capítulos.

    ResponderEliminar
  10. Núria.. A veces indigna mucho pero otras nos lo tomamos como reto y nos reímos de nuestras aventuras pero.. lo dicho.. lo que no voy a hacer es dejar de protestarlo.

    Evira..ja, ja... ¡¡claro que tú conoces esa forma de ser tan cuadrada!!... Yo todavía estoy sorprendida.

    Nuria.. a pesar de todo lo pasamos muy bien.. pero sin problema alguno, de momento, es una utopía.

    ResponderEliminar
  11. Y, no se. Ya se que lo que pasó da mucha rabia. Y no nos has contado que dijo tu hija. Con todos los esfuerzos que haces para que ella no se sienta distinta y viene y suceden cosas de estas.

    Pero yo recuerdo cuando yo era muy chica, cuando salíamos de vacaciones todo mundo se burlaba de mamá porque llevaba desde una bacinica hasta galletitas y cosas asi como para dos días, pasando por un termómetro, pese a que el viaje solo duraba unas seis horas (duró 14 porque el autobús se estropeó y mientras mandaban otro.....asi que la bacinica y las galletitas se usaron. Y se usó el termómetro, porque despues me enfermé) y pienso que, tal vez, los líquidos en envases de cartón y los sandwiches en bolsitas de plástico, mas galletitas, pueden salvar la situación y pasen los controles del aeropuerto. Como se suele decir: mas vale que zozobre y no que zofalte.

    ResponderEliminar
  12. Olmar... de mí no se burla nadie... ¡ni se atrevan!.. Pero sí me han dicho alguna tontería del tipo... "por un día no pasa nada"... Así que contesto... "pues a ver si te entra una cagalera con lo que estás comiendo... total por un día".. ja, ja... Lo digo en tono de humor porque no me sale con maldad.. pero al menos hago pensar un poquito a quienes me dicen esas cosas...

    ResponderEliminar
  13. uy! ahora no puedo entretenerme pero me paso en otro momento para explicar nuestra experiencia en los controles y avión en un viaje de largo recorrido (10h). Claro, me tenía que llevar, merienda, cena y desayuno.... luego os cuento!

    ResponderEliminar
  14. Es tremendo!

    Voy a colgar tu post en Twitter para difundirlo, es increible lo que tenéis que pasar Pikerita.

    Un besote

    ResponderEliminar
  15. Susana... ¡espero tu relato!

    Futuro... ¡gracias por la difusión!... Para poner la solución hay que conocer primero el problema y es mi es mi intención con estos estos post... ¡dar a conocer el problema!

    ResponderEliminar
  16. Pikerita,
    No me imaginaba lo duro que puede ser, son momentos cotidiaoas y necesarios que se complican más de lo debido. Espero y deseo que algún día no muy lejano todo esto te suene a anécdota y todo esté normalizado

    ResponderEliminar
  17. No sabes lo que me gusta leer estas cronicas tuyas, desde luego no por lo mal que lo pasasteis sino porque todas estas cosas que dices no las piensas si no te ves afectado...asi que aprendo muchisimo y pienso que si no se da publicidad a estos problemas las cosas tampoco cambiaran...felicidades!!

    ResponderEliminar
  18. Uff de verdad que fuerza de voluntad tienes para poder luchar y luchar e intentar que tu hija no se quede sin comida. Aunque no lo ponen fácil la verdad... Parece que hay otras cosas que se merecen más ayuda, y comer no es importante?

    ResponderEliminar
  19. Hola Pikerita, hace un tiempo viaje para hacer un curcero, y con la misma compañia de vuelo, Privilege, me paso exactamente lo mismo que ati, a la vuelta, tenia mi comida gluten free, carne free, pesacdo free....todo free!!!!que gracia me hizo, pero comi, vaya que si lo comi!!!!
    Yo siempre me llevo para la vuelta en el avion un par de rodajas de pan de sandwich, y una lata de bonito, eso no lo toco en todo el viaje!!!!y asi se que algo comere...poco, pero no morire de hambre!!!!
    Ahora me espera un viaje de 16 horas en avion y estoy muertita de miedo!!!!!¿me encontrare algo de comer?

    ResponderEliminar
  20. Carmen intenta contactar directamente con la cia aérea... todo lo que sean intermediarios suelen fallar...¡suerte en tu viaje!

    ResponderEliminar
  21. virginia11/26/2013

    ayy pikerita yo he llorado con tu acnedota, ya que en estos dias salgo de viaje con mi hijo de dos años que es celiaco y me veo fatal por si se retrasa el vuelo o lo que sea y no llevo comida necesaria para el. o suficiente. me aterra saber que aunque no son tantas horas de viaje, es un n iño muy pequeño y es dificil explicarle que de lo que tienen las maquinas expendedoras no va a poder comer nada. todo esto es muy nuevo para mi y me he emocionado con lo de tu niña. espero todo vaya bien. y espero que tu proximo viaje vaya mejor un saludo y fuerzas a todas las mamis y niños celiacos que esto es duro pero se puede llevar. un asaludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No desesperes Virginia:
      1º)Este post es del 2010.

      2º) Están mejorando las cosas día a día y mis publicaciones suelen ser reivindicativas hacia las Cias pero nunca para desanimar a que viajen otros.
      3º) En este retraso que cito en este post quiénes pasamos hambre fuimos los papis que no éramos capaces de comer delante de ella una pizza. Pero ella tuvo su arroz blanco que tuvieron a bien hacerle.
      4º) Tu hijo, aunque le veas pequeño, comprende mucho mejor que nadie que no puede comer cualquier cosa. En las máquinas expendedoras siempre hay patatas fritas y actimeles. Mcdonalds suele haber en todos los aeropuertos,
      5º) ¿Qué miedo hay en que nuestro entorno no esté preparado si estos niños llevan unas madres superpreparadas?

      ¡¡Buen viaje!!

      Eliminar

Tú también haces este blog comentando. Gracias!!!

Perfiles sociales

Twitter Facebook Google Plus Pinterest Siguenos en Blogger Sigueme en YouTube Email

Sobre mí

Páginas vistas en total

Blog Solidario con:

Recomendación semanal

Batido de helado

Recibe actualizaciones en tu mail

Google+ Followers

Happy de Pharrell Williams. Celiacos Felices

Archivo del blog

Mi logo

Mi logo
Diseño de Lourdes Santos Suero. Con la tecnología de Blogger.

Antes: La cocina de Pikerita

Creative Commons License
Licencia Pikerita's Way

..

Gastroblogs

Gastroblogs

Los mejores dulces sin gluten AQUÍ

Blogs España

Blogger templates

Copyright © Pikerita's way | Powered by Blogger
Design by Lizard Themes | Blogger Theme by Lasantha - PremiumBloggerTemplates.com