Aquí se cocina sin gluten

La dieta sin gluten puede ostentar una cocina creativa, nutritiva y divertida sin embargo, todavía, existe desconocimiento de su manejo por gran parte de la hostelería lo que produce serias limitaciones de movimiento y relaciones sociales a los celíacos.

29 de enero de 2015

Pantera Rosa #singluten #Glutenfree Pink Panther

Para llegar a lo que veis en esta primera imagen, una pantera rosa con cobertura crujiente y que, de verdad, fuera semejante a las que tenemos en el mercado he tenido que pasar por una evolución en la cocina.

La niña está como loca con ellas y es la primera vez que voy a tener que dosificar una bollería sin gluten en casa.




Por pantera rosa creo que todos conocéis que son los famosos pastelitos, de la casa Bimbo, rellenos de crema y con cobertura de chocolate rosa. Pastelitos totalmente vetados a los celíacos que muchos no llegaron a conocer como en el caso de mi hija, pero otros, se vieron abocados a lamentar su pérdida y echarlos de menos constantemente.

Y tan popular fue el lamento de cierto bloguero celiaco treintañero, no doy pistas, que en una quedada se nos ocurrió presentarnos con una sorpresa.




Bueno pues esta versión tiene como aciertos que el sabor de la crema es la misma que el auténtico pastelito de Bimbo, que la cobertura también tiene un sabor parecido y están... riquísimos.

Pero tiene ciertos fallos y es que también los rellené de mermelada de fresa, cosa que no la llevan los originales pero que yo ni me acordaba y la cobertura es blandita y nada crujiente.

La receta de esta versión es la siguiente:

1. Se prepara una plancha de bizcocho como la de Base de brazo de gitano (enlazada). Solo tiene una peculiaridad diferente y es añadir unas gotitas de esencia de vainilla.

2. Se extiende sobre la plancha de bizcocho una capa de nata vegetal montada y una capa de mermelada de fresa. Enrollamos y cortamos pastelitos pequeños.

3. Para la cobertura de los pastelitos se funde dos tabletas de chocolate blanco con medio vaso de nata vegetal y unas gotitas de colorante rojo.



En mi casa no hay mejor señal que mis sibaritas pidan algo así que, por la forma en que me piden repetir las panteras rosas, la conclusión es que el resultado es bueno tirando a buenísimo.

Creemos que, por sabor, la nata vegetal es el relleno de los pastelitos originales y, además, tiene toda su lógica porque es una nata que no requiere estar en nevera para su mantenimiento en buen estado por un espacio de tiempo moderado.

Sabiendo lo que tenía que mejorar y que muchas veces me surgen las oportunidades sin buscarlas aproveché una exposición que hubo en la Asociación de celíacos y sensibles al gluten de Madrid sobre chocolates impartido por el maestro chocolatero Alejandro Fidalgo de Confitería Marqués. No imaginé tanta sabiduría sobre chocolate personificada. Además de ser un hombre muy cercano y agradable al trato.

Pues le pregunté... sí... ¿Cómo conseguir cobertura de chocolate blanco crujiente? La respuesta fué inmediata: Añade manteca de cacao.





Increíble el cambio ¿verdad? Este cambio es debido a:

1. Uso de un molde especial para pastelitos (conseguido en Foody)
2. Cambio en la receta utilizando manteca de cacao (conseguido en Foody)
3. Uso mas discreto del colorante y, además, creo que con mayor proporción de grasa de cacao se absorbe menos el color.



Voy con la receta:

Ingredientes:

4 huevos
150 grs. de azúcar
50 grs. mantequilla
Esencia de vainilla
150 grs. de harina sin gluten Schar Dolci
1/2 cucharadita de bicarbonato.
1 brick de nata vegetal para montar
2 tabletas de chocolate blanco para fundir
25 grs. de grasa de cacao
Colorante rojo sin gluten que sea liposoluble

Bizcochos:

1. Montar 4 claras con un pellizco de sal. Reservar.

2. En un cuenco grande batir con varillas 4 yemas, 150 grs. de azúcar, 50 grs. mantequilla y unas gotas de vainilla hasta hacer una crema.

3. Al cuenco anterior ir añadiendo, de forma alternada, 150 grs. de Schar Dolci con media cucharadita de bicarbonato y las claras montadas. Despacio y mezclando con espátula de silicona.

4. Rellenar  los moldes de los pastelitos sin llenarlos del todo.

5. Hornear a 170º unos 18 minutos.


Cobertura:

Fundir al baño maría dos tabletas de chocolate blanco Nestlé junto con 25 grs. de grasa de cacao y unas gotas de colorante rojo.

Relleno:

Montar nata vegetal y rellenar pinchando por debajo el bollito por 3 zonas. Poned punta rígida a la manga pastelera y es sencillo.





Me salieron 12 pastelitos y no me han dejado probar ninguno... con eso lo digo todo.

Espero que os guste,

Lourdes

26 de enero de 2015

Paté de berenjenas

Tenía muchas ganas de preparar una pasta untable vegetariana y ligera pues, aunque parezca mentira, nunca lo había probado y eso que soy una enamorada de las verduras. 

Creo que a raíz de esta riquísima experiencia al paladar se van a multiplicar las variedades de patés en mi casa.



Esta latita de presentación, tan mona, la compré en una tienda de esas que están ahora tan de moda de utensilios de cocina hecha de un material lavable, sin bordes cortantes y, además, las hay de diferentes tamaños.

Imaginad la cara del maromito cuando vió que compraba esta lata y, encima, no supe en aquél momento decirle para qué la iba a utilizar




La receta facilísima.

Ingredientes:

1 berenjena
1/2 cebolla
1 diente de ajo
sal
aove
cominos

Preparación:

1. Troceamos la berenjena en dados pequeños y la cebolla muy picadita. Lo ponemos en un molde apto para microondas con un chorrito generoso de un buen aceite de oliva, tapamos y lo cocinamos unos 7 minutos a máxima potencia.

2. Dejamos reposar un poco dentro del microondas. Pasamos a una jarra de batidora y añadimos el diente de ajo, sal, comino y perejil. Batimos y servimos.





Espero que os guste,

Lourdes

22 de enero de 2015

Sopa sin gluten

El otro día hacía mención especial recordando a todas esas personas que, por diversas circunstancias, no pueden acceder a los productos sin gluten. Así que, hoy, me he acordado de un truquito de mi madre para hacer sopa sin fideos. Está tan rica que la niña pide sopa de la yaya por que sí, que conste, esta sopa se llama sopa de la yaya.

Si queréis podéis ver, también, esta receta publicada en Chiquirecetas quienes me pidieron una colaboración y les presenté esta misma sopa pero con una introducción mas profunda con la que quise hacer ver, aprovechando que me acercaba a muchos lectores ajenos a nuestro problema, los sentimientos que tenemos toda madre que tenemos un hijo con intolerancias alimentarias.




Lo primero es preparar un buen caldo con ingredientes sabrosos y al gusto del consumidor. Obviamente, también teniendo en cuenta la capacidad digestiva del comensal pues cuando la niña era bebé esta sopa era mucho mas ligera predominando zanahorias y jamón york. En cambio ahora, la cargamos con mas fuerza con verduras como repollo y pimiento y huesos de jamón, morcillo.

Y si hay prisas incluso podéis utilizar un brick de caldo sin gluten que los hay riquísimos.



La carne y el jamón nos gusta hacerlo picadillo y echarlo, a modo picatostes, en la sopa. Pero utilizamos mas opciones como jamón york picadito o zanahoria.




Pero lo que sustituirá a los fideos es un huevo batido.




Ponemos a hervir el caldo colado y dejamos caer el huevo sobre él muy despacio a la vez que se remueve el caldo con un tenedor o varillas. 



¿Veis como no hacen falta fideos para hacer una sopa?



¡Y bien rica que está!



Hoy el tiempo nos pide a gritos algo calentito para el cuerpo así que aquí tenéis una buena propuesta

Espero que os guste,

Lourdes

19 de enero de 2015

Tartaletas saladas variadas

Vuelvo con una receta de lo mas sencilla y rápida que se puede adaptar para todos los gustos y, por qué no, a todas esas pequeñas sobras que nos quedan por la nevera.

¡Eso de tener, de fondo de congelador, masas de hojaldre me está resultando de lo mas provechoso!


Recuerdo, hace unos años, cuando veía en los blogs gluteneros recetas de este estilo y deseaba tenerlo tan fácil como ellos. Eso quedó atrás pero, he de reconocer el privilegio de poder acceder a este tipo de productos sin gluten en Madrid pues, sois muchos los que me abrís los ojos y comentáis que en vuestra ciudad o pueblo no está normalizado este acceso en los comercios. 

Y el problema se agrava si miramos a otros países con circunstancias de muy diversa índole y cuyos ciudadanos acceden a esta ventanita y ven nuestras posibilidades. No puedo evitar acordarme de ellos y debíeramos acordarnos mas, sobre todo, cuando nos quejamos tanto.



Ingredientes:

1 lámina de hojaldre sin gluten
Relleno al gusto (hice unos con bacon, otros con puerro y en el vídeo lo veréis con calabacín)
1 huevo
150 ml. de nata para cocinar
Una cucharada de almidón de maíz (maizena)
sal
Queso rallado (sin gluten)

Preparación:

1. La lámina de hojaldre la cortamos con un cortador en círculos y las ponemos sobre una base que les dé forma de cápsula. Podéis utilizar los moldes de magdalenas.

2. Rellenáis con el ingrediente deseado troceado y en crudo.

3. En una jarra batimos el huevo, nata, almidón y sal. Rellenamos las cápsulas con este preparado.

4. Espolvoreamos con queso rallado.

5. Horneamos a 170º unos 20 minutos. Vigilad que cada horno es un mundo.


¿Lo vemos en vídeo?




¿Qué?... Fácil ¿verdad? Me gustaría que me hiciérais propuestas de relleno que seguro que se os ocurren cosas que no había pensado y me encanta variar.




Espero que os guste,

Lourdes

15 de enero de 2015

Tortilla de berenjenas

Cada vez hago mas veces esta tortilla porque, por fín, mi family se va acercando mas a mi lado verdulero. Leí un artículo que explicaba que es totalmente normal la aversión de los niños hacia las verduras pues ellos funcionan por instinto y según el American Journal Clinical Nutrition es un mecanismo de defensa de las especies ante posible exposición a alimentos  tóxicos.

Curioso ¿verdad? así que, como yo, no os sintáis culpables que el problema no es que no los hemos sabido educar. Lo único que hay que hacer es tener las verduras muy presentes siempre en la mesa y ya se irán arrimando.





Si, además, se les hace colaborar en la preparación de los platos y se les hace ver lo preciosas y coloridas que son...




Preparación:

1. Si la piel es fina no pelo las berenjenas. Se lavan y se trocean en rodajas finas.

2. Se corta una cebolla en juliana y la ponemos en una sartén a freir con abundante aceite. Al minuto añadir la berenjena.

3. Mientras se frien a fuego moderado batir 3 huevos en un bol amplio.

4. Cuando esté todo bien frito se cuela, se sala, se pasa al bol con los huevos batidos y se mezcla bien.

5. Cuajar la tortilla de berenjenas en una sarten antiadherente con una gotita de aceite.

Nota: Si queréis una tortilla mas light podéis hacer la berenjena en el microondas.





Claro... siempre me dicen lo de: Harás también una tortilla de patatas ¿verdad? Y lo remata el bichito con: La mejor es la de la yaya.



Espero que os guste,

Lourdes

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...